¿Hidráulico, mecánico, V-Brake? Elige el mejor tipo de freno para tu bicicleta

Foto: Periódico IDEAL | Nueva red bici en Granada

Los cambios en la circulación de Granada que necesitas saber si te mueves en bicicleta

Los cambios que conlleva la pandemia también nos afectan a los amantes de la bicicleta. Con la llegada del coronavirus, los Ayuntamientos de toda España han asumido las virtudes de la bicicleta como medio de transporte: favorece el distanciamiento social y no contamina. Ya era hora, ¿verdad?

El Ayuntamiento de Granada ha sido uno de los que se ha sumado a modificar el uso de calles y calzadas con el objetivo de dar prioridad a peatones, vehículos de movilidad personal y bicicletas. Y entre las medidas, la puesta en marcha de nuevos carriles bici.

Te contamos todo sobre el Plan de movilidad del Ayuntamiento para garantizar la distancia social.

Una nueva red en Granada para fomentar la bicicleta

La idea del Ayuntamiento de Granada es fomentar el uso de la bicicleta aliviando la calzada con la generalización de 30km/h en toda la ciudad y con la reserva de parte de la calzada para la circulación de bicicletas, patinetas, taxis y autobuses. Además, se promete implementar 1.216 plazas de aparcabicis en edificios públicos para, según la concejalía de Movilidad, “que se sienta que hay espacios seguros donde dejar las bicicletas”.

En cuanto a la red bici tiene como objetivo, en resumen, que se pueda cruzar la ciudad entera en bicicleta. Se aprovechará el carril bus y se implantará lo que han denominado como coexistencia: con tres o más carriles, habrá un carril reservado temporal para bicis, vmp, bus o taxis. El conjunto de carriles, que puedes ver a continuación, es solo un anticipo de lo que la prensa local ha calificado como “revolución en la movilidad”.

  • Joaquina Eguaras. Carril reservado temporal. No se toca nada y se transforma el carril exterior en Carril Reservado Temporal.
  • Constitución-Gran Vía-Reyes Católicos. Existe carril bus, que se reseñaliza para el resto de usos.  
  • Carretera de la Sierra. Utilizar el concepto de coexistencia limitando vía a 30 km/h y dejarlo como ciclocalle.
  • Carlos V. Carril Reservado Temporal.
  • Félix Rodríguez de la Fuente. Se transforman aparcamientos para línea para mejorar seguridad y reducir la calzada y limitación de velocidad 30.
  • Camino de Ronda. Fundamental para el transporte público. Se dejan las dos vías de borde y se implanta el Carril Reservado Temporal.
  • Arabial. Carril Reservado Temporal. 
Red bici Granada.

Como ves, serán 41 kilómetros de arterias peatonales en vías como Arabial, Poeta Manuel de Góngora, Pavaneras, Recogidas, San Juan de Dios, Carretera de Málaga. Y no será todo: la segunda fase comprendería otros 10 kilómetros de vía pública en zonas como la avenida de Madrid, Severo Ochoa o Real de Cartuja.

La bicicleta, aliada de la desescalada

Las ciudad, por fin, abrazan la bicicleta como una alternativa viable para la movilidad en sus ciudades. La Nueva Normalidad parece que tendrá en la bicicleta una aliada. No solo lo vemos en la mayoría de las ciudades de España, sino en países como Estados Unidos.

La venta de bicicletas ha crecido de forma exponencial en Nueva York, también en Berlín, que hace poco experimentó un rediseño para aumentar el tráfico de bicicletas o en Milán, que ha implementado, como podemos leer en este artículo, “un ambicioso plan de carriles para más allá del confinamiento”.

Al hilo de esto, asociaciones como ConBici proponen un conjunto de medidas que terminen de potenciar y asentar el uso de la bicicleta en las calles del país.
“Porque el transporte público colectivo se enfrenta a una muy probable disminución de su usabilidad por una doble razón mientras no cambien las circunstancias: una pérdida de capacidad debida a la necesidad de mantener una distancia de seguridad entre los usuarios de 1,5 metros aproximadamente, así como las dudas de salubridad, a pesar de el tratamiento higiénico correspondiente y garantizando el uso de equipos de protección individual recomendados”, explican. Puedes leerlas todas las medidas que proponen en este enlace.

NOTA: la foto que encabeza este artículo acompaña a la siguiente noticia en el periódico IDEAL.

6 consejos y rutinas para aprovechar y mantener tu rodillo de bicicleta en buen estado durante la cuarentena

¿Cómo llevas la cuarentena? Supongo que deseando salir a pedalear, como nosotros. Si eres de los que está explotando las bondades del rodillo, queremos dejarte una serie de consejos; tanto para que te duren en perfecto estado durante toda la cuarentena, como para que conozcas todas las posibilidades en lo que a rutinas se refiere.

Tres rutinas para rodillo

Lo bueno del rodillo es que nos permite llevar a cabo diferentes tipos de entrenamiento desde casa. Es ideal para que, cuando acabe la cuarentena, salgamos fortalecidos. Sin lesiones, sin riesgo de contagio: todo desde la habitación más cómoda de tu casa.

Entrenamiento de fuerza en rodillo de bicicleta

Trabajar la fuerza de las piernas es posible reduciendo la cadencia y obligándonos a pedalear más fuerte. Nuestros compañeros de planetatriatlon.com nos proponen la siguiente rutina:

  • Calienta diez minutos en Z*2. (*Zona)
  • Diez minutos en Z3 a una cadencia de 60 rpm.
  • Cinco minutos en Z2 a una cadencia de 100 rpm.
  • Diez minutos en Z3 a una cadencia de 55 rpm.
  • Cinco minutos en Z2 a una cadencia de 100 rpm.
  • Diez minutos en Z3 a una cadencia de 50 rpm.
  • Vuelta a la calma de quince minutos en Z1.

Mejorando la cadencia

Nos vamos de la fuerza a la intensidad con una serie que nos ayudará a mejorar la cadencia. Ideal para mantener nuestra potencia de cara a futuros entrenamientos.

  • Calienta diez minutos en Z2.
  • Doce minutos de la siguiente manera: 1′ a 90 rpm; 1′ a 120 rpm; 1′ a 90 rpm; 1′ a 120 rpm, hasta que hayas completado doce minutos.
  • Diez minutos en Z2, a la cadencia que tú quieras.
  • Doce minutos de la siguiente manera: 1′ a 90 rpm; 1′ a 120 rpm; 1′ a 90 rpm; 1′ a 120 rpm, hasta que hayas completado doce minutos.
  • Vuelta a la calma de 15 minutos en Z1.

Potencia aeróbica

El título lo deja claro: en esta rutina vamos a tratar de mejorar nuestra resistencia, algo que nos vendrá ideal para las salidas largas que hagamos

  • Calienta diez minutos en Z2.
  • Veinte minutos entre Z3 y Z4, incluyendo cada cuatro minutos un acelerón -sin que llegue a ser sprint-.
  • Diez minutos en 1.
  • Veinte minutos entre Z3 y Z4, incluyendo cada cuatro minutos un acelerón -sin que llegue a ser sprint-.
  • Vuelta a la calma de quince minutos en Z1.

Tres consejos fundamentales para que nuestra bicicleta aguante

Si queremos cuidar nuestra bicicleta, y teniendo en cuenta que esto va para largo, tendremos que tener en cuenta una serie de cosas. Porque, aunque la bicicleta esté parada, también sufre durante este tipo de entrenamientos.

  • Vigilemos la presión de las ruedas: si están excesivamente infgladas pueden dañar la cubierta o hacer explotar la cámara. Lo ideal es llevarlas un 10-20% más bajas de presión de que lo haríamos normalmente en exterior.
  • La cadena también sufre durante las sesiones de rodillo. Fundamental aquí prestarle atención a la lubricación, para evitar el desgaste, y a la limpieza, para evitar los tan dañinos pegotes de grasa. Para lo primero, compremos un buen lubricante; para lo segundo, un limpiador de cadena.
  • ¿Sabías que existen cubiertas especiales para rodillo? Son más duraderas que las normales, están indicadas para interior ya que sus materiales son más rígidos que las cubiertas de carretera.

Tipos de rodillo

¿Todo esto te suena a chino y estás, todavía, pensando en qué rodillo comprarte? Vamos a echarle un vistazo a los tipos de rodillo que tienes a tu disposición en el mercado.

  • Rodillos magnéticos: quizás lo más habituales por el hecho de ser los más económicos. Los rodillos magnéticos representan estructuras de metal rígidas que ofrecen resistencia al pedaleo a base de imanes y un ventilador. Entre sus ventajas, decíamos, está el precio. Entre sus inconvenientes, el ruido y el desgaste que pueden ocasionar a la bicicleta.
  • Rodillos de transmisión directa: seguro que los conoces, son los que utilizan los profesionales para calentar. Enganchamos directamente la cadena al rodillo, prescindiendo de la rueda trasera, evitando el desgaste y favoreciendo una sensación muy realista.
  • Rulos: también llamados rodillos de equilibrio, los tradicionales rulos oponen poca resistencia al pedaleo, por lo que se antojan ideales para entrenar el equilibrio y la habilidad sobre la bicicleta.
  • Rodillos fluidos: por último, los rodillos fluidos se apoyan en proporcionar una resistencia al pedaleo generada por un líquido que generalmente suele ser aceite. Como no disponen de mando de regulación, somos nosotros los que jugamos con la intensidad del pedaleo.

¿Apasionado del MTB o el ciclismo? 5 formas de quitarte el gusanillo durante la cuarentena

Lo sabemos: en tiempos de cuarentena, de estado de alarma y confinamiento obligatorio, un amante del MTB sufre de lo lindo. Porque nosotros nos gusta el MTB, no sólo por las propias bicicletas, sino por respirar aire puro, ver parajes fantásticos, conocer nuevas rutas, machacarnos en ellas. Pero vamos a dejar de lamentarnos; ¿qué podemos hacer en tiempos de cuarentena para aminorar esta sensación que recorre nuestro cuerpo?

Te damos una buena noticia: aunque el confinamiento es inevitable y, al fin y al cabo, nada de lo que te vamos a proponer va a despertar entre ti lo que despierta una buena ruta, hay una serie de recursos en varios formatos que nos pueden permitir profundizar en el el MTB. Hablamos de videojuegos, películas, libros o ejercicios para realizar en casa y paliar nuestras ganas de pedaleo.

Lo primero: prohibido practicar ciclismo, en cualquiera de sus ramas

Desde Pedalmoto queremos llamar a la solidaridad y responsabilidad de nuestros amigos y clientes; el Gobierno, dentro de las medidas que ha puesto en marcha para detener la pandemia por Coronavirus, está la de prohibir los desplazamientos de los ciudadanos, que sólo podrán salir de casa «de forma individual» en los siguientes ocho supuestos.

  • Adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad.
  • Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios.
  • Desplazamiento al puesto de trabajo para efectuar prestaciones laborales, profesionales o empresariales.
  • Retorno al lugar de residencia habitual.
  • Asistencia y cuidado a personas mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.
  • Desplazamiento a entidades financieras.
  • Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.
  • Cualquier otra actividad de naturaleza análoga debidamente justificada

De esta forma, el decreto limita cualquier movimiento de personas y en ninguno de los supuestos permite practicar deporte libre: ni ir bici ni salir a correr. Si parece permitirse, no obstante, ir a comprar o al trabajo en bicicleta, si este es nuestro vehículo habitual.

Comenzamos. 1. Una oda al rodillo

Para empezar, te hablamos de la mejor forma de pedalear en casa; una forma de entrenar en casa idónea para muchos es el rodillo, una alternativa que nos permitirá anclar nuestra bicicleta a un sistema de sujeciones y soltar piernas, además de, si nos apetece, quemar calorías.

Para afrontar la sesión de rodillo de forma ideal, te dejamos una serie de consejos:

Habitación adecuada: es muy importante que nuestro rodillo esté en un espacio con buena ventilación, amplio, para evitar una sudoración excesiva y una deshidratación, por tanto, mayor.

Conectando con esto último; la hidrtatación es fundamental, como siempre, para no llevarnos ningún susto.

Elegir un rodillo que se adecúe a nuestras necesidades: recuerda que hay rodillos de rulo y rodillos con diferentes niveles de resistencia. Estos últimos nos van a permitir hacer sesiones más personalizadas e ir adaptando la carga de entrenamiento a nuestras necesidades.

2. unReal, una película ideal para los amantes del MTB

La película unReal, considerada una de las mejores películas de la disciplina, data de 2014; en el filme podremos ver a algunos de los riders más famosos:
Brandon Semenuk, Brett Rheeder, Cam McCaul y Graham Agassiz, entre otros. Todo aliñado con unos parajes preciosos y unas rutas que…¡ya nos gustaría pillar ahora mismo!

3. Shifted

Seguimos con otra película, esta vez un cásico. La película Shifted, dirigida por Matt Butterworth y Eric Marciniak, de Virtu Media, nos lleva por los Estados Unidos subidos a las bicletas de riders como Garrett Robertson, Spencer Graf, Anthony Evans, Jinya Nishiwaki, Bas van Steenbergen, Tom van Steenbergen, Harrison Mendel, Casey Groves, Jaydan McBlain, Brad Mills, John Rempel, Remi Gauvin, Kirk McDowell y Jeremy Weiss.

4. Loney Muntains: Downhill

Que no te engañe la apariencia infantil de este juego (elaborado con lo que se denomina arte Low-Poli), Loney Mountains Downhill es uno de los videojuegos de MTB más satisfactorios y con mejores físicas; las sensaciones a los mandos cuando descendemos por la montaña o derrapamos son inmejorables. Quizás una de las mejores formas de pasar el tiempo durante estos días; al menos, una de las más divertidas.

El videojuego está disponible para PS4 y PC.

5. ¡No te olvides de cuidar tu bicicleta!

Y, por último, lo más importante: no te olvides de, durante estos días, dejar a buen recaudo tu bicicleta, almacenarla bien en casa. Para conseguirlo, te damos, de nuevo, una serie de consejos.

  • Limpiémosla para que el barro y polvode la última salida no se pegue.
  • Engrasar; que las partes mecánicas se conserven bien.
  • Dejemos la transmisión en la posición más relajada; el cambio en el piñón más bajo. El objetivo es evitar desajustes y alargar la vida util de los componentes. Igualmente, si tenemos palancas que bloqueen la suspensión, lo desbloqueemos.
  • No la dejes al sol o cerca de fuentes de calor: puede alterar el aceite de suspensiones y frenos, perjudicar el aire de las cámaras y, en general, dañar los componentes.
  • Si podemos dejarla colgada, es lo ideal; es preferible tenerla colgada que con los neumáticos apoyados. De esta forma, lo ideal es colgarla de la rueda trasera para que la horquille no se deforme. Asimismo, hay que cuidar las cubiertas: dejarlos con la presión idónea y moverlas manualmente de vez en cuando para que no se deformen.
  • Conviene presionar los frenes de vez en cuando, sobre todo si son hidráulicos, para que se lubriquen.
  • Si tenemos alguna forma de cubrir la bici, como fundas especiales, será lo ideal: nos permitirá paliar algunas de las consecuencias negativas de dejarla mucho tiempo parada.

Pierde el miedo a que te la roben: los 3 candados para bicicleta infalibles

Todos hemos tenido un miedo que nos perturba; que nos hace disfrutar menos de ella. Sí: nos paraliza el hecho de pensar que nos roban la bicicleta. Es normal: en Granada, las bicicletas son uno de los principales objetos de deseo para los ladrones. Sin ir más lejos, hace un mes saltaba la noticia de que la Policía Nacional, durante 2019, había recuperado más de 60 bicicletas robadas. Un número ínfimo en que comparación con las bicicletas de las que nunca se sabe más nada; un número que, por otra parte, podría ser menor si sus dueños conocieran cuáles son los mejores candados de bicicleta.

Cuándo usar candados para bicicletas

Si te mueves por tu ciudad con tu bici, o si sales de ruta con la intención de parar en alguna cafetería, el candado, siempre adecuándolo a tus necesidades, es fundamental para estar tranquilo. Pero, para conseguir esa tranquilidad debes usar el idóneo; uno que sea realmente seguro.

A continuación te citamos los distintos tipos de candados para bicicletas y cómo discernir los distintos niveles de seguridad. Sigue leyendo para enterarte de todo.

Niveles de seguridad para candados de bicicleta

¿Sabías que existen clasificaciones de organizaciones independientes que se dedican a probar los mejores candados de bicicleta de las principales marcas? Dependiendo de la dificultad para abrirlos, organizaciones como Sold Secure y ART Foundation los clasifican. Concretamente, Sold Secure propone tres categorías:

  • Gold Bicycle: con un alto nivel de seguridad contra robo.
  • Silver Bicycle: nivel medio de seguridad contra robo.
  • Bronze Bicycle: el nivel más básico.

Candados u-lock o de horquilla

Para empezar, toca citar a uno de los mejores: los candados tipo U. Aquellos que los prueban llegan a la conclusión de que son unos de los mejores. Permiten amarrar la bicicleta a elementos fijos; por sus materiales -aluminio, por lo general- y por su forma -se puede comprar un soporte para llevarlo en la propia bicicleta- son unos de los mejores candados del mercado.

Así, entre sus ventajas tenemos la facilidad de sujección de la bicicleta, su resistencia a cortes o la fortaleza de su sistema de cierre. No obstante, es importante reseñar una serie de desventajas como el peso de algunos candados -algo que puede hacer muy difícil transportarlos con comodidad- o la rigidez del propio soporte, que puede complicarnos el amarre.

Candados tipo cadena blindada

Los candados para bicicleta tipo cadena son uno de los candados más versátiles porque conjugan la seguridad de los candados de acero con la versatilidad y flexibilidad propia de su forma y tamaño; nos permitirán atarlos a árboles y resultan muy resistentes.

No obstante, tenemos una serie de subtipos de candados de cadena; aquellos en espiral delgada, que nos pueden sacar de un apuro pero no son especialmente resistentes, y los candados con espirales gruesas; estos últimos son los más recomendados, claro, si queremos añadir un extra de seguridad.

Entre sus ventajas podríamos incluir que palian uno de los defectos de los candados u-lock; son fácilmente transportables. Y entre sus desventajas es que pueden ser más propensos a cortes o que, en definitiva, son menos seguros.

Candados plegables

Son candados que conjugan las virtudes de los u -lock y de los tipo cadena. Tienen una buena resistencia, son plegables y, algunos, cuentan con distintos niveles de seguridad. Una combinación de virtudes que los convierten en los más deseados de todos los candados para bicicletas; nuestro consejo es que, como se pliegan, elijas siempre la opción más larga, lo que nos permitirá atarlo a farolas y otros elementos del mobiliario urbano.

Cómo combatir el frío yendo en bicicleta

¿Temperaturas bajo cero? Así puedes combatir el frío en tu bicicleta

Enero llega con sus -por fin- temperaturas mínimas. Sí, por fin el invierno se muestra como tal: una estación de frío, lluvias y, quién sabe, si nieve. Y aunque -por el bien del planeta- nos alivia eso de ver que las estaciones, en cierta medida, siguen en su sitio, los ciclistas lo sufrimos. No, el frío y la bicicleta nunca fueron buenos compañeros.

Como siempre, vamos a intentar ayudarte. Porque hay una serie de opciones en lo que a combatir el frío yendo en bicicleta se refiere. Desde pequeñas decisiones a la hora de abrigarse hasta una serie de complementos que harán nuestra ruta un poco menos fría. Así puedes combatir el invierno subido en tu bicicleta:

Cómo abrigarse de forma efectiva para combatir el frío en la bicicleta

Empecemos por lo más lógico: las prendas a utilizar deberían estar lo más pegadas al cuerpo posible. El calor de camisetas interiores, maillots y la ayuda inestimable de capas impermeables que eviten la entrada de aire se antojan fundamentales.

Por otro lado, se recomienda no utilizar prendas gruesas. Lo ideal, siempre, es seguir la regla de dos maillots finos mejor que uno grueso. Esto nos permitirá evitar el sudor tanto como sea posible; porque igual de perjudicial es el frío intenso como el sudor, que cuando se combina con aire helado puede causarnos más de un inconveniente.

La teoría de las 3 capas

Concretamente, los expertos hablan de la teoría de las 3 capas tradicionales; así funciona: nuestro cuerpo, que tiene una temperatura estándar de entre 36 y 37,5 grados; si subimos estos grados nuestro cuerpo suda, con el objetivo de poder expulsar el calor y autorregularnos.

Es importante que al vestirnos, utilicemos prendas que se mantengan secas por dentro y por fuera; estar mojados, aunque sea por el sudor, multiplicará la sensación de frío.

  • Así, la idea es que la primera capa se encargue de mantener el calor. Lo ideal son camisetas térmicas que se queden ajustadas, que no acumulen humedad, sean capaces de absorber rápido el sudor y secarse.
  • La capa intermedia ayudará en la evacuación del sudor, a la vez que retenga el calor del cuerpo. Aquí entran maillots, más gruesos o finos dependiendo de la estación.
  • Y, al final, como protección, debemos usar una capa que nos aísle del viento y del frío. Aquí entran, claro, nuestras chaquetas impermeables, cortavientos…

Complementos para combatir el frío en la bicicleta

Existen una serie de complementos para bicicleta y para equipamiento de bicicletas que nos posibilitarán combatir el frío.

  • Nuestra mochila, si llevamos, es un complemento fundamental. Debemos buscar una que sea impermeable.
  • Importancia para los guantes y calcetines. Como vamos a perder una cantidad de calor importante por las extremidades, tenerlas protegidas es fundamental. Intentemos que guantes y calcetines sean flexibles para ganar en comodidad, pero también que sean de neopreno.
  • En cuanto a la parte superior, deberíamos contar con bragas de cuello, pero también con otros complementos menos usuales como orejeras, que permiten una mejor evaporación del calor con respecto a los gorros o pañuelos tipo buff, que nos permiten un montón de posibilidades.

3 trucos para combatir el frío

Además de estos consejos, existen una serie de trucos para combatir el frío.

  • Cuando nos enfrentemos a días de viento y frío, los ciclistas profesionales suelen utilizar papel de periódico dentro de la ropa. Ideal para mantener la temperatura en descensos.
  • Manillar cubierto por funda protector de motorista. Podremos introducir nuestras manos en él; nos ayudarán en los días más fríos.
  • Llevar encima un termo con líquido caliente; nos equilibrará la temperatura en los momentos más fríos. La sensación de introducir algo caliente en el cuerpo es muy reconfortante.
¿Cómo cuidar la biomecánica de nuestra bicicleta de forma casera?

¿Qué es la biomecánica y cómo debemos ajustar nuestra bicicleta?

¿Sabías que la ciencia de la biomecánica tiene un peso fundamental en la práctica de deportes como el MTB y el ciclismo en general?

Toma nota: la biomecánica, que nació a mediados del siglo XX, se define como el estudio de la aplicación de las leyes de la mecánica a la estructura y movimiento de los seres vivos.

Para que nos entendamos: esta disciplina se interesa por nuestro movimiento y busca que sea lo más eficaz –y menos perjudicial- posible. Y aquí, como concepto relacionado, tenemos la ergonomía: la disciplina que estudia las interacciones entre los seres humanos y los elementos de un sistema para conseguir un buen rendimiento; un rendimiento que, de nuevo, no esté reñido con nuestro bienestar.

Imagínate que uno de estos elementos es la bicicleta. ¡Qué importante es que nuestra posición, los distintos componentes de la bici o nuestro equipamiento esté configurado en pro de que nuestro esfuerzo llegue a buen puerto! Que seamos eficaces a la hora de pedalear; que consigamos batir nuestras marcas sin que esto signifique correr el riesgo de padecer algún tipo de lesión física.

Ajustando nuestra MTB en clave ‘biomecánica’

Seguro que alguna vez lo has notado; no te sientes a gusto en tu bicicleta; crees que haces demasiado esfuerzo durante las distancias que recorres; que te cansas demasiado para la ruta que has hecho.

En este momento, sin necesidad de ninguna prueba de esfuerzo extra, has comenzado a darte cuenta de que tienes con tu bici un problema de biomecánica; algunos de los componentes de nuestra bicicleta –puede ser el sillín, el manillar o el tamaño del propio cuadro- no se adaptan a nuestras dimensiones.

Así, cuando uno de estos elementos no va en consonancia con nuestra estatura, comenzaremos a notar que nuestra postura no es idónea. La pedalada será ineficiente, nos dolerán las articulaciones o acabaremos con zonas adormecidas. ¿Cómo lo solucionamos sin tener que acudir a un experto?

Lo primero: elijamos la talla correcta

Dependiendo de tu altura, tendrás que elegir una talla u otra. Esto, algo evidente, no siempre lo tenemos en cuenta para elegir bicicleta.

Siguiendo esta tabla, no deberíamos de tener problema. Aún así, si nuestra bicicleta es un poco más grande o más pequeña de lo ideal para nuestra estatura, no está todo perdido: se pueden hacer ciertas modificaciones…

Modificando la altura del sillín

Uno de los ajustes fundamentales para lograr una buena postura encima de la bicicleta es algo tan simple como la altura del sillín. Un sillín muy alto puede llegar a provocar una excesiva oscilación de la cadera en la pedalada, dando resultado, como citábamos anteriormente, a una pedalada poco eficaz; una en la que ponemos fuerza e intensidad, pero que no se traduce en una distancia amplia recorrida.

Para medir la altura del sillín correctamente, lo primero es medirnos a nosotros mismos. Nos descalzamos y nos colocamos contra la pared, asegurándonos que tanto talones como espalda están bien colocados.

Sujetamos un libro entre las piernas ejerciendo algo de presión sobre el perineo. Medimos la distancia entre la parte superior del libro y el resultado lo multiplicamos por 0,85; la cifra será la altura del sillín teórica.

Ajustando el manillar

Algo más complejo -pero igual de importante- es modificar a nuestro gusto la altura del manillar. Nuestros expertos coinciden en que hay que tener en cuenta que la altura del sillín y la del manillar están ligadas: para ajustarlo, colocamos la bici recta y medimos la distancia desde el centro del sillín hasta el suelo, así como desde el puño del manillar hasta el suelo; una vez tengamos ambos datos, calculamos la diferencia.

Si el Sillín está a 107 cm del suelo y el manillar 104cm, tenemos una altura de -3cm. Los compañeros de mountainbike.es establecen en su web una serie de medidas, dependiendo de nuestra estatura, que nos pueden servir como referencia:

  • 160-170 cm: entre 2 y -2.
  • 170-180 cm: entre -2 y -5.
  • Más de 180 cm: entre -5 y -8.
26", 27,5" o 29": ¿qué tamaño de ruedas de bicicleta elijo?

Así cambiará tu experiencia dependiendo del tamaño de ruedas de bicicleta que elijas

Desde hace unos años, con la aparición de las ruedas de 27,5” y 29”, las tablas de especificaciones de nuestras MTB cuentan con un factor que las hace aún más complejas. El debate está en la calle y coge cada vez más fuerza: para la gente -¿qué tamaño de ruedas escoger para mi bicicleta?- y para las marcas -¿cómo estructurar las gamas?-

Porque el tamaño de la rueda es, quizás, uno de los aspectos más importantes de nuestra bicicleta. De este no sólo dependerán otros componentes como la horquilla o la propia geometría, sino también el rendimiento del vehículo; dependiendo de nuestra altura, del uso que le vayamos a dar a la bicicleta o de nuestra técnica subidos en ella tendremos que elegir una u otra.

Tamaño de ruedas de bicicleta MTB de 26”:

Las ruedas de 26” suelen tener un diámetro de 660mm con un flanco inferior de 559mm. Al ser las más pequeñas, se conciben como las mejores de cara a reaccionar en zonas de bajada, muy técnicas y lentas. También suelen ser idóneas para niños al ser poco pesadas y más manejables.

En la parte negativa, encontramos, claro, que cuanto más pequeña es la rueda, más gasto energético requiere del ciclista a la hora de realizar subidas duras. Además, en el resto de escenarios, notaremos menor velocidad y una menor sensación de dominio de la trayectoria.  Son tamaños que suelen dar la talla para usos urbanos, pero quizás se queden cortos a la hora de salir a la montaña.

Tamaño de ruedas de bicicleta MTB de 27,5”

La llegada de los tamaños de 27,5” ha supuesto un nuevo estándar en el mundo de la bicicleta.  Los expertos hablan de este tamaño de ruedas de bicicleta como los más adecuados para la mayoría de ciclistas; representan el equilibrio y no disparan el tamaño del vehículo. 

Con respecto a la de 26 pulgadas, las de 27,5 mejoran la tracción y el paso sobre los obstáculos; con respecto a las de 29 pulgadas, por su parte, estas son más manejables y ligeras; de hecho, muchos hablan de las de 27,5” como la rueda más divertida de manejar.

En cuanto a las carencias de este tamaño de ruedas de bicicleta, encontramos una menor capacidad de reacción y una respuesta de frenada ligeramente inferior que las de 26”. Comparadas con las de 29”, se quedan atrás, claro, en tema de inercia y tracción.

¿Qué usos son los más adecuados para una bicicleta de 27,5? ¡Todos! Este tamaño de ruedas es idóneo para la práctica de Mountain Bike y descensos, pero también para paseos urbanos más tranquilos.

Tamaño de ruedas de bicicleta MTB de 29”

Las ruedas de 29”, con un flanco interior de 622mm y un diámetro de 736mm, son las reinas de la gama media y alta y las más elegidas por los apasionados del MTB por un motivo claro: ayudan al comportamiento del vehículo en terrenos con gran presencia de piedras y otros tipos de baches y la distancia que recorremos por cada pelada es mucho mayor.

Por su tamaño, las ruedas de 29” son ideales para ciclistas altos y permiten una velocidad mayor que en los anteriores tamaños. Las opiniones de los clientes que las han usado por caminos de tierra, tanto en subidas como bajadas, coinciden; tras probarlas, no quieren otras. Igualmente, las opiniones de aquellos que las han usado en asfalto son muy positivas; de nuevo, la velocidad de rodaje que se alcanza con ellas se antoja determinante.

Tienen, como todas, puntos flacos. Entre sus posibles inconvenientes está la maniobrabilidad en senderos estrechos –las llamadas trialeras- y el tamaño que le confieren a la bicicleta. Una bicicleta con ruedas de este tamaño es una bicicleta grande; no obstante, como sigue habiendo distintas tallas también para bicicletas de 29”, esto puede ser un problema fácil de sortear.

Entonces, ¿qué tamaño de rueda elijo?

Lo ideal, a la hora de decantarse por un tamaño u otro, es probar la bicicleta. En Pedalmoto tenemos bicicletas de 26, 27,5 y 29”; pásate por nuestra tienda para echar un vistazo y decidir cuál es la que mejor se adapta a tu cuerpo, gustos y al uso que, en definitiva, le vayas a dar.

Estos son los componentes más importantes de tu bicicleta

Los tres componentes de una bicicleta MTB en los que te debes fijar antes de comprar

Las bicicletas tienen una serie de componentes esenciales de los que dependerá su rendimiento. Así, cuando queramos comprar un vehículo de este tipo tendremos que fijarnos en ellos: en sus fabricantes y gama, así como en las opiniones sobre ellos de otros usuarios.

Tanto si buscamos una bicicleta de gama alta como una de gama media o baja, componentes como el cuadro, los frenos, ruedas o cambios se antojan fundamentales; si estas piezas no tienen un mínimo de calidad, la bicicleta en cuestión no cumplirá correctamente su función.

La importancia del cuadro de una bicicleta: materiales y tipos          

Es el elemento principal; la pieza a través de la cual la bicicleta toma forma y sobre la que resto de componentes fundamentales se configuran. A la hora de elegir un cuadro podemos encontrar dos tipos: los rígidos y los que tienen doble suspensión.

Los cuadros rígidos o semirrígidos o no tienen suspensión, o la tienen sólo delantera. Suelen ser idóneos para potenciar nuestro rendimiento al pedalear, nos dan estabilidad y no añaden tanto peso a la bicicleta como los cuadros con doble suspensión.

Por su parte, los cuadros con doble suspensión son ideales para los fanáticos del enduro, freeride o descenso. Estos cuadros, que cuentan con suspensión delantera y trasera, son más pesados, por lo que tendremos que realizar un esfuerzo mayor en nuestras rutas. Eso sí, a comodidad en los descensos no les gana  nadie.

Otro aspecto crucial es el material de los cuadros de bicicleta.  De él también dependerá el peso, pero sobre todo su durabilidad. Lo más habitual es que sean de aluminio o carbono. Pero, ¿qué los diferencian?

El aluminio, el material más utilizado para la fabricación de cuadros de bicicleta, se introdujo en el sector en la década de 1970. Es un material con una densidad baja, ligero y de fabricación relativamente fácil y barata. Con todo, también hay que tener en cuenta que los cuadros de aluminio, pese a ser los más indicados cuando nuestro presupuesto es medio-bajo, su durabilidad no es tan alta como la de otros materiales como el carbono, además de ser un material más difícil de reparar.

El carbono, por su parte, es el rey de los cuadros de las bicicletas de gama alta. La fibra de carbono es el material estrella de la industria actual del ciclismo por razones que van desde su relación peso-rigidez hasta su sorprendente comodidad a la hora de pedalear en trazados irregulares y carreteras.

El dilema de los frenos: ¿hidráulicos, V-brake o de disco mécanico?

Sin duda, otro de los aspectos más importantes a la hora de elegir una bicicleta es el tema de los frenos. Encontramos tres tipos: mecánicos, hidráulicos y V-brake.

Aquí, tenemos claro ganador: ciclistas y profesionales del sector señalan a los frenos de disco hidráulicos como los mejores. Son un tipo de frenos de disco que ha supuesto un salto cualitativo en todas las variantes del ciclismo; por su tacto suave, su capacidad frenada y pocos problemas de ajuste que, al final, proporcionan una vida de estos relativamente larga.

Cuando decimos que los frenos de disco hidráulicos son los mejores, no quiere decir que los de mecánicos o los v-Brake tengan que ser descartados. Algunas bicicletas de presupuestos medio suelen seguir acudiendo a las bondades de los frenos de disco mecánicos; para según qué usos y rutas son ideales.

Igual podemos decir de los V-Brake: efectivos, sencillos y baratos. Para ciertos tipos de bicicletas y edades, podríamos decir que son incluso más recomendables que los frenos de disco mecánicos. Con un mantenimiento correcto y la elección de marcas punteras como Shimano o Tektro, tendremos un sistema de frenado competente para bastantes años.

Ruedas: ¿26”, 27,5” o 29?

La elección de pulgadas para las ruedas de la bicicleta es uno de los temas candentes en el mundo de MTB. Hasta no hace mucho, todas las bicicletas eran de 26”, la variante más pequeña. Tienen una capacidad de aceleración importante y su tamaño facvilita maniobras y ganamos agilidad en el momento de afrontar descensos.

Las de 27,5, por su parte, son más polivalentes; mejoran la capacidad de superación de obstáculos y de tracción, además de ser ideales para ascensos prolongados.

En cuanto a las de 29”, hablamos de ruedas con poca capacidad de aceleración aunque, por su tamaño, cuando llegamos a una velocidad determinada, nos será más sencillo mantenerla. Son las más grandes de las tres y eso se nota: superaremos obstáculos con facilidad y tendremos una tracción mucho mayor. Son, actualmente, las más solicitadas por los clientes: quien las prueba queda enamorado.